Hace un par de semanas en Barcelona se desarrolló el Mobile World Congress. Un congreso donde las grandes compañías tecnológicas nos muestran sus proyectos innovadores, sus avances y en general, el futuro de la tecnologías para los próximos años dentro del sector digital. Y bien, la llegada del 5G es una de ellas.

El 5G es la quita generación de tecnología de telefonía móvil, que además, cuenta con muchas ventajas sobre sus antecesoras. Esta tecnología aún es muy reciente, de hecho, la primera comunicación se realizo durante el propio congreso, donde las compañías Vodafone y Huawei lograron establecer la primera llamada utilizando 5G en el mundo. Esta se realizó desde la localidad de Castelldefels (Barcelona) a Madrid, utilizando una banda de 3.7GHz. Pero, qué beneficios aporta realmente el 5G respecto al resto de tecnologías inalámbricas.

Fuente: Nokia Networks white paper – Looking Ahead for 5G

Mayor tasa de envíos y velocidades

Entre sus claras ventajas está su tasa de envíos, notablemente mayor a su antecesora 4G. 5G permitirá tasas 100 veces más rápidas que las actuales, tasas de descarga que podrán llegar a los 20 Gigabytes por segundo. Esto permite un gran salto para las aplicaciones con mucho consumo de datos, como pueden ser las de streaming a alta definición, aplicaciones de big data, etc.

Más dispositivos conectados

5G permitirá una mayor densidad de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado. Se estima que se pueden pasar de 15.000 dispositivos por kilómetro cuadrado a más de un millón. Así pudiéndose conectar a la red cualquier tipo de objetos, haciendo que la realidad de las ciudades inteligentes y el Internet de las cosas sea cada vez más posible y cercano.

Menor latencia

Otra de las características más importantes es la baja latencia. Mientras que con el estándar 4G se obtienen latencias de 50 milisegundos, con 5G éstas se pueden ver bajadas hasta entre 5 y 1 milisegundos, lo que hace que las conexiones se realizan al mismo instante. Esto repercutirá muy positivamente en las aplicaciones en tiempo real. Donde, por ejemplo, para el guiado inteligente de un vehículo, las latencias para tomar cualquier decisión deben de ser muy bajas. Esto también se puede aplicar para la computación en la nube, pudiéndose desacoplar los microcontroladores de los dispositivos wearables y hacer la computación en la nube. Esta característica, sin duda, abre un mundo de posibilidades.

¿Cuando está prevista su llegada?

Durante los últimos 2-3 años las grandes compañías han estado definiendo los estándares y haciendo sus pruebas, una vez definidos éstos, empieza el trabajo para los fabricantes, aunque no son lo únicos. La Unión Europea se marca el hito del 2020 como fecha real para la llegada del 5G, aunque hay muchas tareas por parte de las administraciones y operadoras para poder hacer de esto una realidad. Actualmente las infraestructuras no pueden dar soporte real a esta tecnología, por lo que es necesario su reforma. Pero eso no es todo, también hay que realizar una nueva reforma radioeléctrica en muchos países, como es el caso de España, donde la emisión en determinadas bandas de frecuencias habrá que trasladarlas a otras. Uno de estos casos es la TDT, ya que se vería afectada por el gran ancho de banda que necesita el 5G.

 

Para concluir, según un informe de la GSMA, está previsto que para 2025, dos tercios de las conexiones móviles del mundo funcionen con 4G y 5G. Aunque esto solo es una previsión, cabe destacar que el precio de los dispositivos también aumentará significativamente. Se prevé que estos se encarezcan más de 150-200 euros sobre los antecesores con 4G, lo que puede influir en que a pesar de todas sus indudables ventajas, esta tecnología no sea del todo aceptada para muchas aplicaciones a corto y medio plazo.

La llegada del 5G
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *